Cuando estamos enamorados, y la persona que amamos nos corresponde, es normal que queramos pasarnos todo el día besándola. Seguramente creas que sea a través de estos besos que puedas llegar incluso a enamorar todavía más a tu pareja o bien todavía no tengáis nada serio y pienses que sean precisamente estos besos lo que harán que termine de enamorarse de ti.