Muchas veces suele importarnos mucho qué piensan los demás de nosotros, y la adolescencia puede llegar a ser una etapa difícil para nuestra autoestima porque dudamos de nuestro atractivo. Tampoco es algo malo que nos importe nuestro atractivo, hoy en día es normal.