En lo que a nuestro comportamiento y nuestro desempeño laboral se refiere, muchas veces nosotros mismos somos nuestros críticos más duros y los que más nos presionamos. ¡Descubre con nuestro test cómo de exigente eres contigo misma!

En muchas ocasiones, nosotros podemos ser nuestros propios aliados, aunque también el pero enemigo. Para alcanzar las metas que nos marcamos en la vida, por lo general, hace falta trabajar duro y tener disciplina.

Sin embargo, los extremos no son buenos y hay que saber mantener un equilibro para no pasarnos de la raya. Y tú, ¿sabes cuál es la actitud que tomas respecto a esto contigo misma? ¡Averígualo con este test!