La memoria es una función cognitiva que sirve para codificar, almacenar y recuperar la información que en un momento hemos captado a través de los sentidos. La memoria resulta de las conexiones neuronales del cerebro, aunque hay una parte del cerebro especialmente encargada de la función de la memoria que se llama hipocampo. Esta capacidad nos proporciona la posibilidad de aprender para poder adaptarnos al mundo y a sus habitantes, pues el propósito biológico de la memoria es lograr sobrevivir.

La concentración es una capacidad cognitiva que nos permite priorizar estímulos visuales y auditivos dejando que nuestro cerebro pueda enfocarse sólo en la información relevante. Así como muchos se preocupan en entrenar músculos para mantenerse en forma, también se debe ejercitar el cerebro para evitar que se oxide. En un mundo con abundancia de computadoras, teléfonos, calculadoras, donde la tecnología tiende a facilitar todo, es vital para la salud no dejar de hacer practicar la mente.

Es una habilidad, se puede entrenar muy fácilmente mediante ejercicios específicos. Vamos a ver de forma sencilla como está vuestra capacidad de concentración.