Todas las relaciones siempre tienen algo para mejorar, incluso al principio de la misma permitimos algunos hábitos pero que si se prolongan en el tiempo pueden ser muy perjudiciales y terminarán arruinando la relación, detener estos malos hábitos a tiempo puede salvar nuestra pareja.

Traer constantemente el pasado de vuelta

Eso es totalmente nocivo, perjudicial para la salud de la pareja, traer los errores del pasado y echarlos en cara es algo que deben dejar de hacer, lo que ya pasó, pasó.

No dar espacio personal

A veces por temor a que nos dejen asfixiamos al otro, y eso justamente logra que surja el efecto contrario, según expertos dar espacio a la pareja es fundamental para la felicidad de la misma.

Reprimir tus enojos

“Las consecuencias del enojo dependen de cómo lidias con él”, ¿qué quiere decir ésto? quiere decir que enojarse no está mal, no podemos andar por la vida con enojos reprimidos porque en algún momento va va saltar y va a ser peor, pero si está bien saber manejar los enojos, hablar es lo mejor, expresar cómo nos sentimos.

No hablar abiertamente sobre la sexualidad

La mejor manera de mejorar es hablando, quizá lo que debes hacer es buscar el momento oportuno para hablar de la sexualidad, pero lo que si no debes hacer es callar…

Suponer en lugar de preguntar

Asumir que sabes cómo se siente tu pareja, asumes que está molesto por algo. Hacer suposiciones es muy perjudicial para las relaciones, no permiten a cada uno compartir su versión haciéndolos sentir no escuchados.

Fuente: proe.club