Cuando te enamoras profundamente, deseas con todo tu corazón que esa relación sea lo más duradera y pura posible; quieres que sea un amor largo y sincero, un amor de verdad, un amor real. Estás convencido de que estás con la persona correcta, la indicada, la persona con la que sabes que el amor tiene sentido, que de verdad esto existe y te convences de que es el lugar perfecto… pero no es suficiente.

Un amor real va más allá de sentir que estás con la persona indicada, va más allá de unos besos, unos abrazos y unas caricias; va más, incluso, que un ‘te amo’, más que unas mariposas en la panza, más que una reconciliación.

1. Nervios en todo el cuerpo

Lo difícil no es sentir nervios cuando ves a la persona que te gusta, sino mantenerlos aun cuando ya son pareja y mantienen una relación formal. Mantener el amor es una tarea de todos los días, y ése es uno de los secretos para mantener un amor real. Ver a tu pareja y todavía sentir las mariposas como en el principio, de eso se trata.

2. Felicidad en todo momento

Ok. A veces es imposible porque en las relaciones hay discusiones, pero este punto se refiere a que estés convencido de que estás con la persona indicada, que te hace feliz más de lo que te hace enojar y que aun en los momentos complicados, estar juntos fue la mejor decisión que pudieron tomar. 

weheartit.com

3. Libertad y seguridad para demostrar tus sentimientos

No te sientes reprimido de mostrar tus sentimientos, al contrario, te sientes libre de hacerlo sin importar qué tan vulnerable te encuentres. No tienes inseguridades con lo que este amor te hace sentir y estás convencido de que eres completamente correspondido.

4. Mantienes una vista de futuro juntos

Aunque vas paso a paso, viviendo el presente, imaginas un futuro con esa persona que tanto amas; los planes que haces siempre la hacen parte y es imposible no pensar que quieres estar mucho tiempo más a su lado.

5. El esfuerzo no agota

Todas las relaciones necesitan de fortaleza, pero lo que las hace diferentes es cuando ésta no es cansada y mucho menos es pesada. Amas dar todo lo que esté en tus manos para que su amor se mantenga vivo y no te sientes exhausto, al contrario, estás inmensamente feliz de que todo marche bien.

6. Pasan tiempo a solas

Ambos merecen un descanso a solas de vez en cuando, y está bien. Lo respetas y lo aprovechas, sabes que necesitan de su propio tiempo y estar con uno mismo. Estás consciente de que esto ayuda a su relación y que no es necesario que estén todo el tiempo juntos.

7 Relajación

No tienes ansiedad de ningún tipo, no desconfías de tu pareja, no intentas averiguar qué hace todo el tiempo; te sientes tranquilo y sin angustia de que algo pudiera salir mal. Sientes paz y mucha seguridad.

8. Los celos no existen

Es inevitable que no hayan celos en una relación, sin embargo, si lo de ustedes es amor real, estos son mínimos, pues entre ustedes hay mucha comunicación, misma que les ayuda a resolver cualquier duda o malentendido que se presente en el camino.

9. Crecimiento de persona

Entiendes que una relación también implica madurez, y su lado no tienes duda de que ambos lo están haciendo. No te sientes estancado, al contrario, te das cuenta de que cada vez avanzan tanto personalmente como en equipo. Aprenden uno del otro, y toman lo mejor de cada experiencia.

10. Eres vulnerable

Para muchas personas es complicado mostrarse vulnerables ante otras, pero cuando sabes que estás con la persona correcta, esto no pasa en lo absoluto, pues no temes mostrarte tal cual eres porque sabes que tu pareja te quiere completamente transparente.

Fuente: culturacolectiva.com