A veces sentimos que queremos entrar en una relación pero no nos queremos arriesgar a “salir lastimados” o algo peor. Es entonces cuando llega a nuestra vida alguien que sin ser novios, hace como si lo fuera, pero con todas las libertades que esto conlleva.

Algunos estarán de acuerdo o otros no, pero a los que si, aquí unas razones por las que es mejor tener un amigx con derecho que un novix:

Cero compromiso.

No tienes que dar explicaciones de nada, ni tienes que ir a la comida familiar en casa de su abuelita. Nada de llamadas o mensajes diarios y puedes enfiestar cuanto quieras con tus amigos. Aquí ustedes establecen sus reglas y condiciones.

El sexo será increíble

Ya le conoces desde hace tiempo, por lo que el sexo no será incómodo y te sentirás con más libertad de hacer o pedir cosas que quizá te avergonzaban con tu ex pareja. Adiós al misionero.

Puedes ser tú mismo.

No tienes que impresionar a nadie ni quedar bien con nadie. No habrá esa tensión característica de las primeras citas y puedes expresarte libremente sin temor a que te juzguen.

Si quieren estar juntos, bien. Si no, también.

Pueden verse o no verse y no va a pasar nada. Si no se ven en una semana o más, no habrá reproches ni herirán sus sentimientos. Podrían sólo tener sexo dejando a un lado las citas y nadie se tomará nada personal.

Puedes salir con otras personas.


No tendrás que sentirte culpable si ligaste con alguien la noche del viernes o si tienes un perfil activo en Tinder. Ambos pueden salir con otra gente y continuar con su relación de amigos con derecho sin problema.

También cuentas con un amigo.

La amistad ya existía, así que sin dudarlo podrás contarle tus inquietudes o tener conversaciones sin sentido sólo para pasar un buen rato. Si los dos están de acuerdo, también pueden tener salidas ocasionales para divertirse.

Puedes decirle cualquier cosa.


Si algo no te gusta, no tendrás que preocuparte por herir sus sentimientos, porque sabes que no será así. En la vida diaria o en la cama, puedes decirle cualquier cosa sin temor a que se moleste.

Tu cartera puede quedarse tranquila.

No regalos, no detalles, no aniversarios. Olvídate de tener que gastar en otra persona y de sentir vergüenza por dividir o turnar las cuentas.

Si deciden terminar con el juego, no habrá drama.

Por la razón que sea, puede que en algún momento uno de los dos quiera terminar, y todo estará bien. Sabían desde el principio que lo suyo no era para siempre, por lo que no habrá drama ni lágrimas cuando se den las gracias.

Y si así lo quieren, pueden seguir siendo amigos.

Sabemos que la amistad después de terminar una relación de pareja es un tema bastante delicado y difícil.

Aquí no tendrás ese problema, porque no hubo sentimientos de por medio que puedan impedir que ustedes regresen a ser sólo amigos.