Si bien las presiones del mundo adulto contribuyen a que nuestro humor se endurezca, también es cierto que este proceso funciona a la inversa: la falta de risas hace que la vida nos parezca más difícil de sobrellevar.

Cuando nos reímos, desatas una series de procesos en tu cuerpo que disminuyen los efectos del estrés, por ejemplo:

Liberas felicidad química

Nuestro cerebro es una fábrica de sustancias.

Al reírnos producimos endorfinas, los maravillosos neurotrasmisores que también produces cuando comes chocolate o tienes un orgasmo.

Fortalece el sistema inmunológico

¿Te has dado cuenta que cuando pasas por periodos estresantes te enfermas más fácilmente? Esto ocurre porque el estrés hace que se sobreactiven sistemas de tu cuerpo como el circulatorio o el respiratorio, lo que le resta energía al sistema inmunológico.

Alivia el dolor


Insistimos: el cerebro es una fábrica de sustancias mágicas, entre ellas, la serotonina, un analgésico natural que se libera con la risa.

Además, cuando sueltas una buena carcajada, te olvidas por un momento de esos dolorcitos patrocinados por el estrés como la migraña o la gastritis.

Previene contracturas


Puede que después de una semana de trabajo te sientas con la flexibilidad de una cuchara; si es tu caso, te vendría bien una buena carcajada que relaje los músculos y les permita moverse de manera espontánea.

Es casi tan relajante como meditar

En un estudio hecho en la Universidad de Loma Linda en California (EEUU), se encontró que ver videos humorísticos produce un alto nivel de ondas gamma, las mismas que se producen después de una sesión de yoga.

Combate el insomnio

Si eres de los que dedican sus noches a pensar en todo lo que les preocupa, quizá necesites reírte más. Ya te lo dijimos, la risa contribuye al bienestar del cuerpo y la paz mental, logrando que tus noches se inviertan más en un sueño reparador y menos en repasar las razones por las que no puedes dormir.

Es el mejor método para romper el hielo

Nada aligera más una junta de trabajo o un aula de clases que una buena carcajada. Una reunión empieza a fluir cuando alguien hace la primera broma y sabes que has hecho un nuevo amigo cuando se ríen juntos de las mismas cosas sin sentido.

“El humor es, sencillamente, una posición frente a la vida” afirmó el escritor español Wenceslao Fernández para sintetizar lo que la risa puede generar en nosotros. Reconcíliate con tu capacidad para reírte y empieza a combatir el estrés a carcajadas.