Las personas altamente sensibles perciben y gestionan más información, lo que les lleva a vivir los estímulos de forma más intensa y emocional. Además de eso, pueden ser más reflexivas, intuitivas y creativas.

Si eres sensible tendrás más empatía hacia tus semejantes, y te será más fácil relacionarte, pero, cuidado, un exceso de sensibilidad puede hacerte la vida muy difícil.

¿Lloras con facilidad, te compadeces de quien sufre, te emocionas con las películas…? Todos tenemos un grado de sensibilidad distinto: alguno más, otros menos. Te proponemos aquí un test para que averigües qué tan sensible eres tú. ¡Sorpréndete!

A continuación te dejamos más artículos y test que como este podrían interesarte