El amor es un completo misterio, la forma en la que se da, las emociones que nos hace sentir y otras cosas que lo acompañan hacen que durante siglos miles de mentes se hayan dado a la tarea de encontrarle una explicación, pero a pesar de todos los intentos sigue causando dudas en el corazón y sobre todo la mente de todos aquellos enamorados.

Es por eso que hay una pregunta constante ¿qué diferencia hay entre querer y amar?.

Aunque van tomadas de la mano, la diferencias es abismal, el amor no espera nada, el querer espera mucho. Por eso a continuación te voy a demostrar aquellas cosas que distinguen el amor de otras emociones.

Querer es esperar

Es apegarse a las cosas y creer que la otra persona nos pertenece. Hacer que cubra todas nuestras necesidades afectivas y en caso de que no haya reciprocidad sufrir como nunca en el mundo. Por lo general cuando queremos los sentimientos de frustración y decepción siempre están presentes.

Querer es tener expectativas altas.

Es esperar a que esa persona sea como nosotros lo imaginamos, desear que sea el ser perfecto que al estar en nuestra mente difícilmente es real, el problema empieza cuando esta situación nos produce un conflicto y sobre todo sufrimiento. El amor es aceptar al otro, no idealizarlo.

Amar es desear lo mejor para el otro

Aunque tengan estilos de vida y sueños muy diferentes. Cuando amamos deseamos que la otra persona sea feliz aunque sabemos que los caminos son diferentes o tiene que separarse de nosotros.

El amor no es egoísta, es desinteresado y sobre todo apoya los intereses del otro.

El amor no causa sufrimiento.

Un sentimiento tan grande como el amor, no nos causa dolor. Quien sufre es porque tiene apegos, pero quien realmente ama no puede sufrir ya que no espera nada del otro. Recuerda que el amar es entregar sin pedir nada a cambio.

Amar significa confiar

Entregarse sin pensar jamás en una traición.

Cuando amamos mostramos nuestro verdadero ser sin miedo a ser juzgados, criticados o burlados por la otra persona. Nos atrevemos a decir cuales son nuestros miedos sin temor a vernos vulnerables o ser víctimas de la persona amada.

Amar es darle un lugar en tu corazón para que se quede en tu vida como pareja, madre, padre, hijo y amigo, es saber que siempre tendrá un papel importante, ya que el amor no se acaba nunca sino todo lo contrario se va reproduciendo cuando se está compartiendo.

Amar es aceptar al otro por completo.

Como lo mencioné anteriormente cuando amamos aceptamos a la otra persona tal cual es. Valoramos todas sus virtudes y toleramos sus defectos. Permanecemos a su lado a pesar de todas aquellas cosas que nos pueden desagradar.

No esperamos que sea como nosotros queremos sino todo lo contrario no cerramos los ojos y sobre todo dejamos que muestre su verdadero yo.

Vía: enpareja.com

Si te ha gustado este artículo, a continuación te dejamos más que seguro podrían interesarte