Podría decirse que todas las veces que queremos saber acerca del amor, nunca recurrimos a la ciencia.

Creemos, quizá que ésta nos puede dar una explicación fría, llenar nuestro mundo de bellas rosas con números y probabilidades o razones lógicas argumentables que en ocasiones se comprueban con la práctica.

Ahí, nuestras mentes pensarían en algo concreto, seguro y sin sentimientos; sin embargo, dentro de esas faramallas, la ciencia también dice que el romance funciona como una droga y en el mundo real sabemos que un adicto nunca puede ser predecible.

1. Revivir la primera cita

Es difícil que dos personas con mucho amor y deseos en su interior hayan olvidado su primera cita.

Tal vez fue esporádico, quizá la planearon o hasta pudo haber sido por Internet, en el camión, en una fiesta o donde sea; las circunstancias no interesan, lo importante aquí es crear de nuevo aquella atmósfera que los cubrió de amor e ilusiones, la misma que necesitan traer de vuelta para que su relación siga en lo más alto.

2. Sedúcelo, provócala y hagan magia

Estar con tu pareja es algo sumamente emocional, pero también tiene que ver con el instinto, el deseo de explorarse y ver entre los dos algo que parece magia y no lo es.

Una cosa inexplicable que sólo fluye mientras se ven a los ojos, como si fueran los únicos habitantes del universo, sintiendo lo que otros envidian, llevando la pasión en lo más recóndito de su corazón.

3. Ese tour y viaje en carretera

Un viaje comienza con ilusión, en el proceso te encuentras con la planeación, el desarrollo está envuelto de diversión y en la conclusión queda el recuerdo.

Suena tan simple y frío, sin embargo, aquello llega a ser un paquete de sensaciones, risas, pláticas interminables, besos y demasiadas experiencias.

4. Armar un día de películas

Esta es una aclaración necesaria: no es una noche de películas ni una tarde o mañana, es todo un día.

De mañana a noche en la cama con el amor de tu vida y un maratón de sus películas favoritas; ésas que fueron a ver al cine juntos, que los hicieron reír y aquéllas que provocaron un abrazo, un roce con las manos y por supuesto, el mejor beso de sus citas.

5. Escribir cada uno de sus recuerdos

Dicen que los peores y los mejores pensamientos siempre quedan guardados, encapsulados en el cerebro y siempre necesitan un motor. Por eso, en la tristeza nos atrevemos a decir la verdad más escondida y en el enojo los pensamientos más maliciosos.

6. Bailar, aunque no se sepan los pasos

¿Cuántas veces bailaron en medio de la pista y se sintieron liberados? o ¿Cuántas veces bailaron algo que desconocían y soltaron una risa? Tal vez las dos son una forma de reencontrarse, pero tomarse de la mano con una música que en su vida bailarían provoca algo especial y anuncia algo muy importante.

7. ¿Cuándo fue el último detalle que le diste?

No importa ni interesa cuál es el detalle con el que demostraste tu amor, el tema aquí es cuándo. Si el tiempo que pasó para que pensaras la respuesta fue más de tres segundos podría ser que últimamente no le has dado o te ha dado algo que la haga sentirse amad@ y viceversa.

Un regalo material es una ayuda a su calidad de vida, pero un detalle simple o enorme le dará seguridad, l@ conquistará y sabrá que puede contar contigo; que puedes ser confiable otra vez.

Fuente: Cultura Colectiva


Si te ha gustado este artículo, a continuación te dejamos más que seguro podrían interesarte