Generalmente las relaciones pasajeras nos lo llevamos al recuerdo como una bonita experiencia. Pero luego están las relaciones que nos hacen sentir demasiadas cosas que pasamos por unas etapas que la mayoría seguramente nos sentimos identificado:

Ya lo pasado pasado


No existe otra emoción en el mundo que se compare al proceso de enamoramiento. Es brutal lo que sientes cuando conoces a una persona nueva que te complemente en todo y te hace despertar todos los días con una sonrisa en la cara.

¡Un aplauso para el amor que te hace olvidar todo lo malo y ver el lado positivo de las cosas!

Te lo pido por favor


El sentimiento de paz que surge cuando todo está estable y parece ser tan perfecto que ya piensan en tener una vida juntos, incluso empiezan a surgir los planes de compartir casa, boda o de tener una familia. ¿Te suena?

Costumbres


Peleas, peleas y más peleas es como se puede definir este punto de la relación.

Muchas parejas lo superan pero muchas otras es cuando comienzan a ser infieles, terminan, regresan, terminan y vuelven a regresar…

Es muy común que las parejas estén conscientes que ya no son felices juntas pero no se pueden dejar, y se vuelve una relación tóxica.

Hasta que te conocí


Si no se supera la etapa de la costumbre, es muy probable que la relación termine y es cuando llega la ruptura y la decepción. Es tanta la decepción que puedes caer en una depresión, pareces un zombie, no comes, no ríes e incluso no te puedes concentrar, es un proceso de duelo que lleva tiempo sanar.

Te sigo amando


En esta etapa es cuando casi todas las personas le marcan con unas copas de más a su ex para decirle que lo extrañan…

Fue un placer conocerte


Y después de que pasa un tiempo considerable y sanan las heridas, simplemente llega un día en el que te despiertas y te das cuenta que ya no hay dolor y esa persona es cosa del pasado.

Fuente: CC