Dicen que no hay nada más maravilloso que juntar los labios con la persona que amamos. Ese contacto requiere de cierta técnica que muchas veces no sabemos emplear como es debido. Seguramente recuerdas la primera vez que besaste, ¿crees que fue un fracaso?.

Si tu respuesta fue positiva, no te preocupes, el tiempo te ayudará a tener más experiencia y hacerlo mejor. Para mejorar tu desempeño te diré algunas técnicas que puedes emplear para hacerlo mejor.

Beso frances

Es el más conocido, pero también necesita práctica. Tu pareja y tú deben de tener los labios abiertos y mover la lengua al mismo tiempo. Debes de tener en cuenta que es mejor que no haya mucha saliva, ya que no puede ser muy agradable que digamos.

Beso mariposa

En realidad este no es un beso, más bien consiste en acercarse y mover los párpados rápidamente para tocar las pestañas de ambos entre si. A esto se le debe el nombre.

Beso en los labios

Es uno de los más románticos y hermosos besos de amor. Este se da cuando la boca de uno besa solamente un labio del otro, puede ser el superior o el inferior.

Beso en la base del cuello

Se trata de un beso firme en la base del cuello que puede ser la precuela de uno en el lóbulo de la oreja o antes de pasar por el cuello hacia el hombro o el pecho.

Beso de «spiderman»

Ya sabrás de lo que te hablo, por lo menos si has visto la película. Ambos deben de colocarse en sentido opuesto y darse un beso de esta manera.

Beso vampiro

Este también lo hemos visto en películas. Para poner en práctica este beso uno de los miembros de la pareja deberá tomar la cabeza del otro y llevarla hacia atrás mientras muerde o chupa su cuello.