Estancamiento

Todo parece gris, lo que antes les hacía sonreír ahora es una simple costumbre.

Encontrar una razón para demostrarse afecto es difícil y evitar pelear es prácticamente imposible. Ambos se encuentran con las manos en el mismo timón, pero ninguno tira hacia la misma dirección.

Ficción

Ambos lo intentan, pero a pesar de los esfuerzos ninguno resulta un buen actor. Simulan una conexión que ya no existe, se mienten para no herirse más y esperan que la farsa le gane a la realidad.

Pueden pasar horas de lado del otro sin sentirse acompañados, anhelan la emoción que alguna vez nació de su relación y extrañan lo que eran antes de convertirse en una pareja de desconocidos. Simplemente se encargan de aplazar el final.

Guerra

Los dos aceptan que ahora sólo se trata de una lucha de poderes, aunque no saben si el ganador es el que sufre menos o el que hace más daño, ambos compiten.

La paz se vuelve una fantasía en su relación y hasta en el silencio se escuchan sus quejas y reclamos.

Derrota

Entre batallas perdidas y ganadas llega la derrota de su relación, más lastimados que nunca deciden atarse a la tristeza para sufrir juntos.

El único consuelo lo encuentran cuando no están cerca y aunque tengan la esperanza de que el tiempo haga lo suyo, cada vez se alejan más de una solución.

Aceptación

Mirar atrás ya no tiene caso, mucho menos dar media vuelta para regresar.

Por fin descubren que a todo lo que se rompió hoy le faltan piezas, la depresión acapara sus días y la soledad los acompaña cuando intentan dormir.

En el insomnio comienzan a recordar los días felices, pero también reviven las palabras y los actos que todavía les duelen.

Separación

El día llega, después de tanto los dos están de acuerdo en algo. Separarse se vuelve la única forma de recuperarse a ustedes mismos y solamente estando lejos vuelven a encontrar un pedacito de paz.

La culpa, el arrepentimiento y otros monstruos comienza a aparecer, pero el perdón también se asoma entre la enredadera de emociones con la que lidian todos los días.

Descubrir que tu pareja y tú necesitan separarse es tan doloroso como aceptar que tu felicidad depende de ello.

Los años que compartes con alguien se pintan como un tiempo perdido y todo lo que construyeron juntos se desmorona de golpe.

Sin embargo, darte cuenta de que era la única forma de encontrar un nuevo comienzo sólo es posible cuando dejas que el destino te coloque donde debes estar y probablemente eso sea lejos de la persona que aún amas.

Fuente: Cultura Colectiva