Desde que somos pequeños se nos enseña a sonreír para las fotos, a ocultar lo que realmente sentimos y a no dejar que la gente vea la “procesión que llevamos por dentro”. Aunque es cierto que la felicidad no es un estado permanente

¿Qué tan feliz y realizada con tu vida estás realmente? Contesta este sencillo test