“Ella estaba jodidamente hermosa

era una de esas chicas que te despertaba

la sensación de deshacer todos los planes

de vivir sin importar la suerte del destino

esa energía que le daba a la voluntad

te volvía como una bola de nieve

resbalando una montaña para

convertirte en una avalancha,

ella estaba jodidamente hermosa,

uno pensaba que todo el sentido

natural era su cuerpo lleno de aromas

a frutas y flores invisibles,

te tejía en los parpados

la galaxia entera,

ella estaba jodidamente hermosa,

pero estaba en ruinas

se pudría de por dentro

ya no se interesaba a sí misma

parecía que no creyera en nadie

e intentaba volarse la cabeza

con su manía suicida

todo lo que ella besaba

lo destruía,

un ejemplo de eso fui yo”

– Quetzal Noah