Existen muchas personas que para evitar una confrontación mienten a la gente que les rodeo, pero hay otra gente que tiene la suficiente valentía como para decir siempre lo que piensa sin tener miedo a nada.

La gente miente. Todo el mundo. Mentimos por muchos motivos. Decir mentiras puede ser útil para protegernos en situaciones de riesgo, y puede ser perjudicial si se hace para ocultar un problema no resuelto. Pero en algunas ocasiones mentir tiene ventajas. Ayuda a mantener la cohesión social y nos puede proteger en situaciones de riesgo.

¿A qué parte de esta gente perteneces? ¡Ponte a prueba!