Si aún eres joven, podrías pensar que hay un solo amor, si ya tienes varios años dirás, amores hay muchos, amores verdaderos, muy pocos.

Esto varía según qué tipo de persona seamos, podemos ser románticos y tener pretendientes detrás, o simplemente no queremos tener a nadie, salvo que sea algo serio. Pero, en la mayoría de los casos todos tenemos estos 3 tipos de “amores”

1. El de la juventud

el de la juventud

Éste es el amor que todos tuvimos, ¿aún lo recuerdas verdad? Fue el que nos enseña todo lo que vamos a pasar en nuestro futuro con una relación. Nos enseña la tristeza, la alegría, nos enseña a madurar.

La persona que fue tu amor #1 es inolvidable, y aunque quizá ya no tengas contacto con ella, sabes que cuando alguien te pregunte de tu primer amor, su rostro vendrá a tu mente.

2. El que marca un antes y un después.

Fue una persona con la que creciste en todos los sentidos, descubriste mucho de ti y aprendiste mucho de esa pareja, ya sea con experiencias buenas o con experiencias que te dejaron un amargo sabor de boca.

El final del amor #2 es arrollador, incluso cuando se haya tratado de quedar en buenos términos te costó mucho reponerte del rompimiento por las expectativas que esa relación te formó.

3. El real

el real

Son la mezcla de todo lo anterior. En el fondo sabes que sí es la persona correcta.

En ocasiones este amor llega cuando no lo esperas o estabas pasando un buen momento de soltería, cuando tenías tu vida ya en equilibrio y lo que deseabas menos era tener que esperar sus mensajes, lo que lo hace aun más valioso pues logró derribar tus propias barreras.

El amor #3 es más real, no te da alas pero te deja volar, la confianza es entera, podemos y debemos ser quienes somos. En cuanto el amor #3 llega a nuestras vidas deseamos con todo el corazón que no haya nada que lo termine.


A continuación te dejamos más artículos que podrían interesarte