¿Qué es lo que hace que un hombre se enamore de una mujer? Se cree que los hombres sólo se enamoran de mujeres que tienen rasgos encantadores y un buen cuerpo. Sin embargo, esto no es totalmente cierto.

Para que un hombre se enamore perdidamente de una mujer no es un requisito el aspecto físico; existen otros factores que hoy en día cautivan a cualquier hombre inteligente y moderno, y resultan de una combinación entre personalidad, cerebro, cuerpo y atracción. Aquí te mencionamos algunos de ellos.

1. Confianza en sí misma

A los hombres les encantan las mujeres que muestran seguridad. Una mujer que se guste a sí misma es sumamente atractiva para los hombres, y se trata más de lo que ella proyecta que de su aspecto físico.

2. Inteligencia

Las mujeres inteligentes resultan fascinantes para el sexo opuesto. A ellos les llaman la atención una chica elocuente, que tiene temas de conversación interesantes y que está actualizada. Un hombre igualmente inteligente prefiere a una mujer que expresa su punto de vista.

3. Reírse

A los chicos –como a nosotras en el caso contrario–, les gustan las mujeres divertidas, con un buen sentido del humor. La alegría de la vida sólo se disfruta si sabemos reírnos, incluso de algunos malos momentos. ¿Y no es disfrutar de la vida lo que desearíamos hacer junto a nuestra pareja?

4. Cuidar su salud

Hoy más que nunca las mujeres nos preocupamos por nuestra salud, física y mental. Un hombre que también lo haga podrá encontrar a una compañera de gimnasio, una pareja para correr o ejercitarse de cualquier forma juntos. Desde luego, podrán asistir juntos a una clase de yoga, o meditar para hacer frente a este mundo que nos inunda con preocupaciones (a él le costará más trabajo, pero tú sabrás convencerlo).

5. Lealtad y honestidad

La lealtad y honestidad son cualidades importantes en una mujer. En pareja, es un requisito vital que ambos las posean. No sólo hablamos de fidelidad: un hombre quiere que su chica le sea leal en los momentos difíciles, y también que sea genuina y no pretenda ser alguien más. Lo mismo deseamos nosotras.

6. Escuchar

No sólo nosotras necesitamos que nos escuchen. Es cierto que hablamos mucho y en general no tenemos problemas para expresarnos, pero los hombres se reservan cosas que les preocupan y que ni a sus amigos les contarían. Sólo una mujer sabe escucharlo cuando lo necesita más.

7. Disfrutar de la atracción y del sexo

Por alguna razón a las mujeres nos es fácil conformarnos. Un hombre se fascinará con una mujer que no sólo le resulta atractiva –sí, esa sensación de que saltan chispas cuando sus manos se tocan–, sino que disfruta de su sexualidad, que sabe lo que le gusta y lo que no, y es capaz de decirlo. El sexo debe ser placentero para ambos, y para ello hace falta comunicación.

8. Consideración

Si una mujer sabe dar su lugar a los demás y tratarlos con respeto, ese hombre ha encontrado un tesoro. Mucho se ha hablado de que las mujeres deberíamos ser solidarias principalmente con las otras mujeres. Quien es considerada pone el ejemplo en su vida personal, y el respeto en una pareja es una de las cosas más importantes que ambos deben aportar.

9. Valorar la importancia de un espacio propio

Todos necesitamos nuestro propio espacio. Algunos hombres siguen pensando que el suyo es TODO el espacio, mientras que algunas mujeres están dispuestas a cederlo. En una relación de pareja el hombre valorará que su novia le brinde ese espacio que ella también necesita, ya sea físico o en tiempo para dedicarlo a cosas que le guste hacer.

Una mujer que valora la importancia de un espacio propio será capaz de negociar con el hombre la forma como ambos pueden sentirse cómodos y felices.

10. Generosidad

Aunque dudemos de que los hombres estén al tanto de sus ‘imperfecciones’, en realidad valoran mucho que una mujer sea tolerante y amable con ellos, porque seguramente saben que les ayudará a desarrollar esas mismas cualidades. La generosidad no se trata de perdonar y olvidar, sino de ofrecer oportunidades. Quizá no necesitemos que ellos nos den alguna, hablando de una relación, pero todos, sin excepción, agradeceremos una nueva oportunidad alguna vez.