Al hablar de relaciones, el término se vuelve más complejo y ubicarlo también. Es más sencillo evadir el tema que hablar al respecto, pero lo mejor es ser siempre objetivos y decir las cosas tal cual las sentimos para no herir a la persona con la que salimos. Si eres de los individuos a los que les resulta más complicado entablar conversaciones, éstas son algunas cosas que no debes hacer si no quieres llevar tu relación más lejos.

Presentarla en casa

En muchas ocasiones el hecho de presentar a una persona en casa significa que la cosas van en serio, pues éste es un paso que no se da con cualquier persona y mucho menos se suele hacer en poco tiempo. Para algunos el hecho de invitarte al lugar en el que vive puede que no signifique algo en especial, pero para otras personas esta acción dar a entender que les estás permitiendo ir más allá, formando cada vez más parte de su intimidad.

Conocer a la familia

En ocasiones queremos compartir fechas o celebraciones importantes con quienes estamos saliendo, pero algunas veces dentro de los festejos se involucra a la familia y esto da pauta para que puedas presentarles a tu pareja.

No obstante, cuando no pretendes durar mucho tiempo en una relación o simplemente quieres tomártela con calma antes de decidir qué hacer con ella, esto no te ayudará a que tu pareja lo entienda; por el contrario, le harás creer que esperas que entable buena relación con tus familiares porque seguirá formando parte de esas reuniones.

No volverse incondicional

Es agradable cuando compartes una relación equilibrada, la otra persona siempre te sirve como apoyo y se vuelve una parte importante para el rumbo de algunas decisiones. Sin embargo, cuando no estás dispuesto a ofrecerle más allá de lo que ahora tienen, no sería ideal que a final de cuentas note que no estarás dispuesto a dar completamente todo.

Vivir juntos

El hecho de mudarse y compartir muchas cosas parece divertido. El poder estar a su lado de una forma menos superficial ayuda a crecer como pareja porque empiezas a tomar mayor responsabilidad en la relación. Por eso si lo que no quieres es llegar a algo más, debes olvidarte de vivir juntos a menos que estés seguro de que quieras adquirir un mayor compromiso con tu pareja.

No crear proyectos

Se vuelve muy importante el hecho de compartir una relación con alguien que tenga las mismas metas o los mismos gustos, pero esto no significa que las cosas se puedan planear a futuro y menos cuando estás seguro de que no buscas más de la otra persona. Es necesario saber separar los proyectos de la relación, por más buena que ésta sea, si lo que no queremos es comprometernos más.

Mentir

A veces nos parece más sencillo evadir el tema o simplemente acceder a hablar aunque tengamos que mentir para no herir a la otra persona o para no generar una discusión que no llegará a nada. Lo ideal es que conversemos de forma objetiva y seamos muy claros en lo que queremos, evitar decir cosas que no sentimos sólo para darle la razón a nuestra pareja, pero más adelante las cosas se pueden complicar y generar malentendidos.

Crear vínculos fuertes

No debes ofrecer todo tu tiempo libre. Debes marcar tus prioridades y hacerle entender que existen más cosas por hacer que pasar todo el tiempo juntos. Si bien es cierto que brindar disponibilidad es esencial, también debes asegurarte de no hacerlo de la manera equivocada.

Vía: culturacolectiva.com