Las primeras experiencias sentimentales pueden traer consigo confusiones, errores y obsesiones que se levantan en nombre del amor, pero sin duda se trata de un proceso necesario para aprender a conocerse y amar sin todos los vicios que la sociedad impone a una relación de pareja.

¿Cuáles son las mejores recomendaciones que podrías escuchar antes de enamorarte perdidamente por primera vez? Aquí las principales cosas que debes tener en mente antes de iniciar una relación seria:

No es afortunado idealizar

El enamoramiento es un momento único e irrepetible que, como tal, debe disfrutarse. Es normal mantener estados eufóricos e idealizar al ser amado pensando que sus características son únicas y lo hacen perfecto.

Si bien ese sentimiento es placentero y brinda una sensación de unicidad, lo mejor es centrarse en la realidad y apreciar a la pareja por todo lo que es y no es, con sus mas grandes virtudes y todos sus errores.

No serás ni la primera, ni la última persona

Es normal sentir celos sobre el pasado de la persona que amas, pero es algo que debe aceptarse como parte de la historia de tu pareja.

Ella, al igual que tú, convivió con seres distintos antes de conocerte y por lo tanto, todo lo que hizo antes de iniciar una relación contigo pertenece al ayer y no tiene porqué interferir con lo que son ahora.

Una relación nunca es perfecta

Ni siquiera cuando todo parece aparecer en el momento ideal y te deslumbras día a día viendo tu reflejo en sus ojos, o cuando tu corazón se acelera al recibir un mensaje de esa persona que te quita el sueño. Ninguna relación es ideal y mientras más lejos de la perfección se encuentre, más cerca estarán de conseguir el éxito.

Tener una pareja es una acción humana y se construye a partir de la comunicación, la confianza y solidaridad, no se trata de algo dado que requiera de un chispazo para convertirse en la más grande historia de amor de tu vida.

Aritmética básica (1+1=2)

Olvida el mito de la media naranja. Nadie requiere de otra persona para vivir en plenitud y ser completamente feliz. No te empeñes en construir una relación dependiente a partir de llenar las inseguridades, inquietudes y los defectos de tu pareja con tu presencia.

Actúa de forma activa en la superación de sus conflictos internos, pero nunca seas la solución a esos problemas. En una pareja, la aritmética es expresión de una relación sana: uno y uno siempre deben ser igual a dos, porque si en algún momento queda sólo uno, siempre estará completo sin necesidad de encontrar a alguien más.

La vida sigue

Más que una realidad, parece un torpe cliché que forma parte de las palabras de consolación después de un fracaso amoroso, pero es una declaración real y necesaria.

Terminar con el primer gran amor puede ser el momento más duro por el que tienes que pasar después de descubrir las mieles de estar enamorado y compartir con alguien aspectos importantes de tu vida.

Pasarás noches de tristeza, melancolía y deseos de revivir lo que fue, pero inexorablemente, siempre habrá algo nuevo esperándote en el sitio menos pensado.

Lo más importante es la voluntad

A veces, la impotencia puede apoderarse de una relación cuando el fuego que hizo arder a dos corazones, se extingue lenta y trágicamente ante el desencanto y un halo de nostalgia sobre lo que era antes.

Puedes intentar aferrarte a la relación, tratar de forzar las cosas y caer en conductas de dependencia o chantaje emocional, pero eso sólo destruirá más vínculos de afinidad entre ambos. Lo mejor es sentarse y hablar con franqueza acerca de lo que es mejor para ambos y sobre todo, aceptar cuando un ciclo llegue a su fin.