A veces, es inevitable que la rutina haga acto de presencia en una relación de pareja. Los días pasan sin que nada nuevo suceda, no hay motivación y tenemos la sensación de aburrirnos. Incluso podemos llegar a pensar que ya lo sabemos todo sobre el otro. Entonces, ¿cómo evitar la monotonía?

La rutina en la pareja

Al comenzar una relación, la pasión y el entusiasmo nos envuelven. Todo nos parece perfecto, idílico e increíble. Sin embargo, con el paso del tiempo, la rutina aparece y poco a poco nos va atrapando. Es como si siempre hiciésemos los mismos planes, tuviésemos los mismos hábitos sexuales y la sorpresa y la innovación no tuvieran cabida en nuestras vidas.

Esta situación es una etapa más de la relación de pareja, el problema es cuando pasa inadvertida y se apodera de la relación. De esta forma, la desilusión, el aburrimiento y la decepción surgirán y la relación podrá comenzar a deteriorarse. De ahí que sea tan importante prestar atención y chequear de vez en cuando cómo nos encontramos.

Claves para evitar la monotonía

Ahora que sabemos cómo puede instalarse la rutina en una relación de pareja, llega el momento de profundizar sobre algunas ideas que nos ayudarán a evitar la monotonía y huir del aburrimiento. Tan solo tenemos que echar mano de la improvisación y la creatividad.

No planifiques tanto

Organizar nuestro día a día es normal, pero todo tiene su límite. Podemos planificar nuestros objetivos y tareas laborales, metas personales o algún plan con los amigos y nuestra pareja. Ahora bien, es importante tener en cuenta que si planificamos todo, será difícil sorprendernos.

De hecho, si día tras día hacemos lo mismo con nuestra pareja, no tardará en aparecer el aburrimiento. En este caso, la costumbre puede ser muy perjudicial. No obstante, no es necesario improvisar todo, pero sí buscar momentos y actividades que requieran de cierto riesgo y aventura.

Sé detallista

La falta de tiempo y el aburrimiento nos hacen perder la pasión por los detalles. Pero es importante ese beso furtivo, ese roce más intencionado que casual, esa pequeña sorpresa inesperada… No des la espalda a esos pequeños gestos, a esas poderosas palabras o a esas miradas cautivadoras. En el amor, todo vale, todo cuenta. Todo puede ser un ingrediente más para avivar la pasión.

Cuídate

Si no te amas, difícilmente podrás amar a otra persona. El cariño por tu pareja empieza por ti, así que es importante que te valores como te mereces. Acepta tus errores, pero también tus aciertos y méritos. Quiérete.

Nuevas actividades… En la cama

Uno de los graves problemas de la pareja rutinaria se encuentra en los hábitos sexuales. Cada vez que llega el momento íntimo, todo es repetitivo y aburrido. ¿Por qué no probar nuevas experiencias? ¿Por qué no hablar sobre ello para incorporar la novedad en las relaciones sexuales?

Esto no quiere decir que tengáis que hacer intercambio de parejas, leeros el Kamasutra o probar prácticas por el estilo…

Actividades… pero de aventura

También la acción y el exotismo pueden evitar la monotonía y despertar la pasión en la relación de pareja . ¿Habéis pensado en actividades diferentes? Por ejemplo, deportes de riesgo como el paracaidismo, una bajada en rafting, probar una comida distinta…

Comunicación

Y, por supuesto, no puede faltar la comunicación. Si no sois capaces de hablar, transmitir lo que necesitáis, expresar sentimientos y encontrar puntos en común será bastante complicado que os sintáis bien en la relación.

Evitar la monotonía en una relación de pareja que ha caído en la rutina no es imposible ni mucho menos. Incluso con muy poco, a veces, se puede lograr mucho.