En muchas ocasiones las mujeres hacemos cosas sin querer que pueden alejar poco a poco o de inmediato a nuestra pareja, y aunque no nos demos cuenta cuando las cometemos, son detalles que están tan arraigados en nuestra personalidad que los otros la notan de inmediato y puede ser una de las razones por las que nuestra pareja decida dejarnos.

Si sientes que estás atravesando por ésta situación, toma cartas sobre el asunto, reflexiona y sigue nuestros consejos para que no termines separándote de tu novio o esposo.

Pensar demasiado las cosas:

Es una actitud muy común en las mujeres, mientras que los hombres dicen o actúan en el momento que sienten las cosas, nosotras dudamos en muchas ocasiones en decir hasta un te quiero. Evita pensarlo demasiado, no lo analices, si lo sientes actúa.

Proyectar una vida juntos:

Es algo que se debe hacer en la relación, pero con calma. Muchas desde el momento que comenzamos a salir con una persona pensamos de inmediato este hombre podría ser mi esposo perfecto, y bueno puede que si, pero es mejor dejar que las cosas fluyan. Si se tiene que dar, se da, de lo contrario ve con calma y disfruta el momento.

Escribirle o llamarlo con frecuencia:

A todas las personas nos molesta que nos escriban constantemente o nos llamen demasiadas veces.

Es bueno no perder el contacto durante el día, pero buscarlo todo el tiempo se puede tornar bastante tedioso. Déjale un mensaje de buenos días en la mañana y deséale un gran día, eso lo hará sentir importante y seguramente lo responderá.

Vivir en tu pasado:

Esta es una de las cosas que más molesta a los hombres. Puede que estén iniciando una relación y que él te haya conocido justo en plena tusa, pero eso no quiere decir que lo tomes como tu mejor amigo y tengas que estar mencionando constantemente a tu ex.

Ser negativa y hablar mal de las personas:

No solo consideramos que te aleja de tu pareja, sino que puede hacerlo de tu familia y amigos. Problemas tenemos todas y estarse quejando por cualquier cosa que te pase en tu día a día, es una actitud que se puede convertir en fastidiosa.

Sentir la necesidad de cambiarlo:

No hay nada de malo en querer ayudarle a proyectar un futuro mejor, pero querer cambiar del todo su estilo de vestir, su forma de pensar y presionarlo porque que lo haga, puede ser bastante decepcionante para él ya que siente que no está a la altura de lo que tú deseas y esto terminará alejándolo de tu lado.

Ser dramático/a:

El odioso y abrumador drama. Convertir nuestra relación en un capítulo de Corín Tellado no es para nada una buena señal de que la relación vaya por buen camino.

Pelear en público, celarlo por todo o llorar cada vez que tienen una pequeña discusión, aleja a tu novio casi de inmediato. Si tienes algo que resolver con él es mejor que lo hagas en privado y busques el espacio adecuado para comentarle lo que te está molestando.

Recuerda, la prudencia y la ética son capsulas infaltables para llevar una buena relación.