Te presentamos ocho señales que te harán darte cuenta de que sales con un hombre inmaduro.

1. Temen al compromiso

Simplemente no le gusta comprometerse con nada en particular. Pedirle que pase tiempo contigo será difícil, pues atenderá sus asuntos antes de pensar en lo que tú quieres y cómo te gustaría pasar el rato con él.

2. Nunca acepta sus errores, en cambio recurre señalar los de los demás

No aceptará la culpa fácilmente. Básicamente no es el tipo de persona al que le gusta que los ojos de los demás recaigan sobre él.

No sabe cómo aceptar el sentimiento de culpa y saber que hizo algo mal pues no va con él. Si logras que se responsabilice de algo, encontrará una manera para que el error recaiga sobre alguien más.

3. Empleo inestable

Nunca puede tener un trabajo estable, siempre encontrará problemas o algo que no le guste en su nuevo empleo.

Carece de ambición y aun así, siempre habla de su grandeza y lo bueno que es para realizar algunas actividades.

4. Nunca ha tenido una relación significativa

Cuando te platica de sus relaciones pasadas es imposible que mencione una que haya durado muchos años o meses. En lugar de eso te cuenta sobre las mujeres que conoció en bares, sus relaciones de una noche o las que sólo duraron un mes.

5. Es demasiado vulnerable

Está bien sentirse disgustado a veces, sin embargo, para el inmaduro puede ir todo bien por un instante, y al siguiente, hacer una tormenta en un vaso de agua.

6. Es indeciso

Muchas veces puedes sentir que todo el peso de la relación recae sobre tus hombros.

Que cada decisión o el rumbo que seguirá la relación la debes tomar tú, lo que en muchas ocasiones se volverá frustrante.

7. Es desconsiderado

En muchas ocasiones descubrirá que sólo piensa en él y es egoísta. Sus prioridades son distintas y para él más importantes que las tuyas.

Seguramente te sentirás decepcionada cuando descubras que sólo se preocupa por él y por nadie más.

8. No tiene planes de vida reales

Seguramente no tiene idea de lo que quiere hacer el resto de su vida. Vive su vida al día, sin importarle el mañana. Muchos chicos pasan por alto la importancia del futuro y ni siquiera se visualizan dentro de un par de años.

Vía: CC, theinfo.ng