Ninguna relación es grandiosa por sí misma. No basta con un beso para iniciar una relación que aspira a lo mejor y baja las estrellas de golpe. El amor no flota en el aire, suspendido entre la ilusión de enamorarse cada día más con el simple hecho de mirarle a los ojos.

El amor es mucho más real: no existe una pareja que logre trascender a las dificultades sin comunicación, confianza y una voluntad inquebrantable. Es sencillo culpar al tiempo, las dificultades y la rutina del fracaso de una relación, repetir y el mismo patrón como un bucle infinito sin comprender del todo que la verdadera magia en una relación se construye día con día.

8 consejos para mejorar la química con tu pareja:

Compartan una actividad juntos


Clases de salsa, repostería o un curso para aprender otro idioma: sin importar de qué se trate, realizar una actividad programada juntos siempre fortalecerá a una relación.

La diferencia es la calidad


Un principio fundamental en toda relación exitosa, no hace falta verse todos los días en un pequeño espacio si pasarlo bien no está asegurado. nada alimenta de vida a una pareja que compartir tiempo juntos y de calidad.

Si sólo se verán durante media hora en compañía de alguien más y ambos tienen obligaciones por cumplir, lo mejor es dejar el momento para otra ocasión.

Aprende a escuchar


No se trata sólo de guardar silencio, mirar fijamente y procesar cada palabra de la persona que amas, sino de algo apenas más complejo: desarrolla tu habilidad para escuchar más allá de la voz y las palabras.

Pon atención a su comportamiento, la postura de su cuerpo, el tono en que dice cada palabra y porqué eligió tal sobre las demás para terminar una oración. El lenguaje corporal y las intenciones te dirán más sobre tu pareja que lo que intenta comunicarte.

Planifiquen un viaje juntos


Pocas cosas unen tanto la química en pareja como un viaje juntos. La aventura no inicia en el momento en que llegan a su destino, sino en el instante en que comienzan a decidir a dónde. Procura que se trate de un lugar que ambos no conozcan para que la experiencia sea única y completa.

El tiempo solos, lejos todo, obligaciones y otras distracciones diarias hará brotar lo mejor de ustedes; sin embargo, si la relación no tiene cimientos, puede ocurrir justo lo contrario.

Dediquen momentos sólo para los dos

Una vez a la semana dediquen un espacio sólo para disfrutar de la compañía de cada uno. Debe ser un instante especial, en que hagan conversaciones sin prisas sobre todo aquello que no han podido contarse debido al ajetreo del día a día. La sinceridad y la relajación deben guiar la relación y el instante, preferentemente un ambiente íntimo y tranquilo.

Tengan más y mejor las relaciones íntimas


Expresar y dar la seguridad a tu pareja de que haga lo mismo sobre lo que les gusta en el sexo. Utilicen la creatividad y diviértanse, improvisar espacios, situaciones y sobre todo, trata de complacer a tu pareja mientras experimentas lo mismo. Habla sin temos y abiertamente sobre lo que te gusta y lo que no, anima a tu pareja a atreverse y desinhibirse completamente en los momentos de erotismo.

Preparen la cena juntos


Se trata de una actividad creativa y de trabajo que todas las parejas deberían experimentar y disfrutar. La idea es convertir una noche cualquiera en una ocasión especial, sólo por el simple hecho de estar juntos y poder compartir esos instantes.

Elige una buena velada y no te preocupes por presentar el mejor plato, cualquier cosa, por más sencilla que sea, valdrá la pena si está elaborada con dedicación entre ambos.

Toma la iniciativa


No hay nada peor en una relación que hundirse en el marasmo de ambas partes intentando ser amables y no egoístas. Sé activo y nunca des como respuesta un “no sé, lo que tú quieras” ante cualquier funcionamiento.