Destacamos los siete aspectos más importantes que suelen dejarse a un lado. Toma nota para no hacerlo

Ser tú misma

Intentar cambiar aspectos de la vida con los que te sientes a gusto, abandonar las pasiones o renunciar a los sueños y tratar, a toda costa, de encontrar la perfección para ser la persona ideal de la pareja, sin duda es inaceptable.

Decidir por ti misma

Las decisiones personales no deben estar supeditadas a la opinión de la pareja; es decir, no se debe vivir en función de las fantasías de los demás. Si es necesario hacer una elección que involucre al otro, se debe optar por hacer acuerdos, sin dejar de lado el amor y, principalmente, el respeto a las necesidades de las partes involucradas.

Es importante también, no pedir disculpas por hacer lo que se siente, pues una traición a sí misma. En este caso, la experiencia individual, en conjunto con las perspectivas de las personas más cercanas como amigos y familiares, son herramientas que serán de gran ayuda.

Recibir comprensión

Incluso, cuando existan fuertes desacuerdos, es justo que la pareja tenga la capacidad de entender, en vez de juzgar, como primera medida. Este, de hecho, es uno de los principios de una relación saludable, pues hace parte del aspecto más importante: la comunicación.

Amar con límites

La libertad de amar y, asimismo, la garantía de recibir amor son fundamentales en una relación de pareja. Sin embargo, no se debe olvidar que para amar al otro el primer paso es el amor propio.

Atreverse

La única forma de saber el resultado de una acción es llevarla a cabo. No dejes que otro controle lo que tú sientes que debes hacer, incluso si al final lo que tenías en mente no resulta como lo esperabas. Quien decida estar a tu lado debe, además, apoyarte en tus sueños y ayudarte a realizarlos y no convertirse en un obstáculo.

Mantener tus relaciones

Antes de conocer a esa persona, tú tenías círculos de amigos y familia que no deben eliminarse, así que no permitas, de ningún modo, que una relación te absorba hasta tal punto de que aquellas personas importantes en tu vida pasen al último plano. Incluso, debes examinar qué tan bien se encuentra la relación contigo misma; si esta es la que más ha ido en declive desde que diste el sí, algo está saliendo mal.

Mantener tu paz interior

Si una relación no te está aportando más que penas y angustias, no estás en el camino correcto. La persona que llegue a tu vida solo debe proporcionarte alegrías y aumentar esas ganas de mantenerte con una sonrisa en el rostro y, ante todo, no arrancarte tu serenidad.

Fuente: fucsia.co