te quiero

Compartirlo todo, lógicamente, te lleva a tener una relación estable; pero ¿qué diferencia a la estabilidad de la rutina? No es que no disfrutes estar con tu pareja, pero si todos sus días son similares el romance está por volverse un déjà vu.

El sexo es siempre igual

No cambian ni prueban cosas nuevas. Quizá alguna vez hablaron de experimentar con juguetes o con posiciones que no habían intentado antes, pero se quedó en palabras, ¿no es así? Retoma los planes y propón ver películas XXX, cambiar los roles de pareja o simplemente usar una locación distinta.

Celebran las fechas importantes de la misma manera

Globos, chocolates y un cartel: más de lo mismo. Sé original y propón otros planes. Sólo salgan a caminar en un parque distinto, tengan una cita en el zoológico o coman en el suelo sin preocuparse por nada.

Una celebración no siempre implica una gran cena o fiestas descomunales, basta con la compañía del otro.

El fin de semana no hay planes distintos

Siempre hacen lo mismo, ¿no crees que el chico de la taquilla del cine ya se aburrió de verlos cada sábado a las 3 pm? Dale un respiro a él y a tu relación abandonando los lugares de siempre.

Hay una gran oferta cultural y de entretenimiento que pueden gozar juntos. Propón un lugar nuevo por semana y salgan de la rutina.

Los amigos de ambos ya se acostumbraron a salir con los dos

Respira y sal tú solo con tus amigos, que tu pareja haga lo mismo y dense un respiro. No hay más.

Mientes sobre la carga de trabajo para pasar un rato a solas

No lo dices claramente por miedo a hacerle sentir mal.

No hay por qué hacerlo, cada ser humano necesita un momento a solas consigo mismo. Tengan ratos juntos y vivan en soledad de vez en cuando.

Has considerado serle infiel

El vecino, la compañera de trabajo o un ligue on line son una tentación. Están ahí, sabes que puedes hacerlo y te la pasarías mucho mejor que con tu pareja. Sin embargo, sabes que está mal…

Quizás en este punto de la relación sería conveniente tomar un break o simplemente hacer lo que hemos repetido en todo el artículo: abrirse y cambiar la rutina. Ésta es la señal más obvia de que algo va mal.

Fuente: culturacolectiva.com