¿Te has preguntado por qué la relación que tenías con esa persona terminó antes de que comenzaran a salir como pareja? Aparentemente todo iba bien, ambos se sentían atraídos, tenías muchas ilusiones pero ¿qué pasó?

Te contamos lo que hace que éstas cosas sucedan…

1. Mensajes

Los mensajes de texto, whatsapp o messenger… Por favor, si eres de los que manda mensajes, está bien pero ¡no lo hagas todo el tiempo! Si es para confirmar planes, o una salida, hazlo. Si es para decir lo bien que lo has pasado la última vez que se vieron, hazlo.

Pero hay cosas que son innecesarias decir o enviarlas, una persona que quiere comenzar algo contigo y se siente invadido por tus mensajes a toda hora y por tonterías de seguro tomará su tiempo en pensárselo bien antes de aventurarse a hacerlo.

2. Preocuparse por el futuro

No estés todo el tiempo preguntando a esa persona con la que piensas que puedes tener una relación si esa relación va a durar. (Incluso tú mismo no te cuestiones todo),

cosas como: ¿les gustará a mis padres?, ¿haremos viajes juntos?, ¿y si me enamoro y tú no?, ¿y si conoces a otra persona que te guste más? ¡Noooo!, no lo hagas, eso definitivamente termina con una relación antes de que comiencen.

3. Acechar por Facebook

Para algunas personas ésto puede terminar de inmediato, pues sugiere que eres inseguro.

Todos tenemos curiosidad por ver su muro en Facebook, incluso de ver fotos de su ex para ver que tal es, pero si estamos al “acecho” y nos volvemos hasta un poco irritados por comentarios de otras personas y pedimos explicaciones, claramente se terminará antes de llegue a algo.

4. Planificar

No planifiques por adelantado. Aún no han comenzado y tú ya estás haciendo planes de un viaje juntos, o lo que es peor planes de una vida juntos. Eso asusta a cualquiera que quiera tener una relación a ritmo normal.

5. Miedo al compromiso

El miedo al compromiso prematuro es una de las razones más comunes por las cuales las personas terminan una relación que aún no comenzó. La idea de una relación a largo plazo no es buena para alguien que siente que aún no está preparado para ello. A menudo sienten presión para hacer promesas que quizás no puedan cumplir, especialmente si del otro lado hay alguien que sí está listo.

6. Invadir espacios

Te gusta alguien y sabes que le gustas, entonces estás todo el tiempo invitándole a salir, quieres que se vean todo el tiempo. Pero ¿te has puesto a pensar que quizá tu tienes mucho tiempo libre y esa persona no?

Incluso te ha dicho que trabaja, sin embargo insistes en verle, ¡deja que te extrañe! Relájate un poco, ocupa tu tiempo, pero no invadas a la otra persona. Todos queremos y necesitamos nuestro espacio.

Probablemente la relación que tienen se termine antes de que sea una relación de pareja.