Cuando terminamos una relación a veces lo único que queda es lamentar la terrible realidad, el inevitable final y el inicio de algo que parece no tener rumbo.

Nos damos cuenta de los errores y aciertos que cometimos, quisiéramos enmendar las cosas que salieron mal, pero ya no hay marcha atrás. Todo se ha ido al carajo y la vida soñada que alguna vez imaginamos, ha muerto sin remedio.

Tenemos que olvidar ese recuerdo pero casi siempre es imposible, aquí te dejo algunos consejos para lograrlo:




Acepta que amas a esa persona, pero algo ocurrió y el es inevitable

A veces tu pareja simplemente necesita espacio; en otras ocasiones el amor se acabó y ya, no hay más remedio.

El punto es que, cuando el final llega, lo mejor es aceptarlo y dejar de hacernos líos en la cabeza, pues esas ilusiones de que algo nuevo puede surgir con nuestro viejo amor simplemente terminan robándote el aliento y te hacen sentir que tu presente está vacío.

Cuéntale a alguien o escríbelo para lograr desahogarte

La mejor terapia es hablar de lo que ocurre, si no lo haces, poco a poco el sentimiento te destrozará por dentro.

No te aísles. Si no crees que estás preparado para contarle a un amigo, escribe lo que sientes, lo que no le dijiste, lo que quisieras decirle y no puedes.

Esto te ayudará a dejar de reprimir tus emociones.



No huyas del dolor

Seguramente en estos momentos te sientes un poco destrozado y todo te hace llorar. No huyas del dolor, llora todo lo que debas, no te reprimas.

Verás que después de esa catarsis emocional te será más sencillo superar la ruptura.

No te tortures

Deja de ver los momentos más románticos y hermosos que viviste con esa persona. Sabemos que seguramente no lo odias y está bien que te quedes con los mejores detalles, pero deja de ver sus fotos y todas las cosas lindas que te dio.

No le marques ni lo busques, porque seguramente te dará una respuesta que no quieres escuchar.

Date tiempo para sanar




Tal vez es la etapa más difícil. Ya dejaste de maldecir y de llorar por quien te rompió el corazón, pero ahora tampoco es momento de buscar una nueva conquista amorosa.

Este tiempo es tuyo y lo mejor que puedes hacer es disfrutar las cosas que más te gustan hacer o probar nuevas aventuras y retos.

Mantente ocupado

Cada vez que pienses en tu pareja, sal a correr, toma un libro, decide algo relevante en tu vida.

No te martirices pensando en los “mejores momentos de tu pasado”, disfruta la soltería que seguramente hace mucho no tenías.

Vía: CC