1. Corazones, corazones everywhere

El año en el que dejaron de hacer manualidades para el día de la madre, se olvidaron de hacer (buenos) regalos. La pubertad terminó de cargarse sus neuronas para comprar regalos de cumpleaños, y por eso no se les puede culpar cuando, después de más de tres años juntos, te aparecen con una gargantilla con forma de corazón (casi tan grande como el de verdad), dorada y con brillantes.

Y luego te miran con ojos de cordero degollado y te preguntan: ¿Pero qué te pasa? ¿No te gusta?

2. Osos de peluche

Si estáis en una feria de verano y te lo ha dado después de ganarlo, pase.

Pero si te encuentras en cualquier otra situación, no, porque podría haberlo ganado en una feria por un euro.

3. Pelarse con otro hombre delante de ti

Culpad si queréis a las películas americanas, donde la rubia tonta le cura las heridas a su hombre, mientras le dice lo “varonil y macho” que es por haberse pegado con el de al lado.

En la vida real no nos gusta que se peleen, y menos delante de nosotras.

4. Escribirte una canción/poema

A menos que sea John Lennon y te dedique una canción de éxito, componerte canciones, textos y poemas como regalos de aniversario, no es buena idea.

5. Prepararte una cena “romántica”

Puede que haya visto demasiado Mr. Cheff o puede que demasiadas series. El caso es que cuando tu chico se decide a prepararte una cena en casa, debes ir preparada.

Puede que te sorprenda y la cocina haya sido su vocación desde niño, pero si no es así y se lanza a hacerte cookies, un extintor en el bolso no te sobrará.

6. Proposiciones en público

Si le hiciste ver Love Actually en Navidades, puede que piense que debe aparecer en tu puerta, el día de vuestro aniversario, delante de tus padres y pedirte matrimonio.

O peor aún, tal vez pretenda aparecer en tu trabajo con unos Mariachis al lado, vestido de gala y con un anillo en mano.

7. Cantarte al balcón

Despertará a tus vecinos, tal vez a tus padres y a tu gato.

Si tu novio está pensando en presentarse a las 3 de la madrugada bajo tu edificio, con un micrófono en mano para que su voz llegue a tu sexto piso, mientras canta

8. Autoinvitarse a una cena familiar

Si crees que quiere ir demasiado rápido, no le comentes que tu padre cumple años el sábado y que toda tu familia vendrá a tu casa a comer.

Ten por seguro que aparecerá, compinchado con tu madre (a quien no sabías que conocía), traerá vino, verá el fútbol con tu padre, le enseñarán tus fotos de bebé desnudo (¿por qué hacen eso las madres?) y tu familia acabará diciéndote lo mucho que les gusta ese chico y lo poco que le traes a casa.

9. Regalos (muy) caros

Si no quieres comprometerte, nunca aceptes un regalo que suponga más del equivalente a su sueldo mensual. Aunque quiera demostrarte lo mucho que te quiere.

De igual forma si hace estas cosas que cada una lo puede considerar romántico o no, ten por seguro que lo hace con la mejor intención, y lo mejor, lo hace porque TE QUIERE.

Fuente: Cosmopolitan ES