Hay veces en las que decimos “te amo”, pero sentimos que nos hace falta expresarlo de otras maneras y hacer sentir a esa persona que la amamos de verdad:

15:

Dejándote comer sobre la cama mientras me explicas tu serie favorita, aunque odie acostarme sobre boronas y odie aún más el guión de esa historia.

14:

Preparándote tu comida favorita, pero no para cenar a la luz de las velas, sólo para sorprenderte un día fuera de tu trabajo con tu platillo favorito y un beso intenso.

13:

Planeando un fin de semana separados para salir cada quien con sus amigos; no sin antes decirte que no hay nadie en quien confíe tanto como en ti.

12:

Paseando en bicicleta por toda la ciudad; esforzándome por llegar tan lejos como tú quieras aunque mis piernas tiemblen, pues sé que no hay nada que disfrutes más.

11.

Entendiendo que tienes días malos en los que necesitas espacio para dormir, pensar o hacer lo que desees sin darme ninguna explicación.

10:

Confesándote lo afortunada que me siento de que seas mi pareja, pero sobre todo mi mejor amigo.

9:

Viéndote cocinar para los dos sin quejarme por el desorden que dejes en la cocina.

8:

Recordándote lo mucho que te esfuerzas todos los días en cada una de las actividades que haces.

7:

Sorprendiéndote con un halago o algún piropo cuando te encuentre mirándote al espejo.

6:

Despertándote en la madrugada para hacer el amor sin dejar de besarte.

5:

Esforzándome por convivir con todas las personas importantes para ti.

4:

Respetando todas nuestras diferencias.

3:

Dedicándote uno de mis artículos más románticos y el más erótico también.

2:

Motivándote a acercarte a tu familia, porque sé lo mucho que te cuesta hacerlo.

1:

Escuchándote cada que quieras quejarte de lo injusta que a veces te parece la vida.