En realidad, tal y como lo dice ese lugar común que oímos en todos lados, el interior es lo más importante y gracias a él una persona puede o no ser respetada, querida, admirada u odiada porque, a diferencia de la apariencia física, el interior se convierte en el vínculo que promueve o afecta nuestras relaciones humanas y demuestra qué tan estables, felices, seguros o cariñosos podemos llegar a ser, así como todo lo contrario.

Es importante aclarar que hombres y mujeres sufren de estas características, pero en este caso, el artículo está dirigido hacia las mujeres.

Si cualquier crítica o comentario te parece un ataque personal y crees que tú vales más que cualquier otro, probablemente la soberbia se ha apoderado de ti.

Recuerda que la soberbia sólo demuestra que detrás de esa máscara hay ignorancia y que una pizca de poder es capaz de cambiarte por completo.

Criticar a los demás

Aunque en ocasiones solemos criticar a las demás sobre su apariencia física o actitudes, esto se convierte en un problema cuando todos los días, a todas horas, lo único que haces es hablar de otros sin enfocarte en ti. No tienes una vida y criticar a los demás te hace sentir mejor, sin trabajar en ti.

No ser auténtica

Cada día que quieres copiarle el look a la chica más popular de la escuela o que intentas fingir ser alguien más para agradarle a tu círculo de amigas, es otro día que desperdicias en la búsqueda de tu identidad, de lo que verdaderamente podría hacerte feliz y de tener tus metas claras. Así que, deja de preocuparte por lo que los demás dicen y comienza a trabajar en tu interior.

Poca higiene

La limpieza es fundamental para la mayoría de las relaciones humanas: durante el sexo es poco agradable estar con alguien que tenga manchas “interesantes” de color oscuro; en un beso, la higiene bucal podría provocar un colapso al respirar la halitosis ajena y en un abrazo, es necesario que las axilas no despidan un aroma desagradable si se busca mantener interesada a la otra persona.

Ser una mala persona

Déspota, arrogante o simplemente ser esa persona que busca hacer daño a otros para sentirse mejor consigo misma. ¿Qué busca alguien que se siente bien hiriendo a los otros?

Querer llamar la atención todo el tiempo

Está bien si tu carácter es extrovertido pero es distinto cuando buscas cualquier pretexto para que los de tu alrededor te volteen a ver; si lloras para que te hagan caso o eres alguien más delante de los otros para que ellos sientan empatía contigo, debes trabajar más en tu autoestima y menos en lo que los demás piensen de ti.

Tener poco intelecto

Una persona inteligente puede ser completamente sensual independientemente de su aspecto físico, lo contrario también tiene un efecto inverso.

Ser descaradamente interesada

Si lo único que te interesa es que paguen tus cuentas, te inviten a cenar y compren regalos costosos, aquella persona que gusta de hacerlo para que te sientas bien pronto lo notará y sabrá que tu cariño no es genuino.

Que sea incongruente con sus actos

Una persona que asegura tener un amor incondicional por la humanidad pero hace todo para verla destruida, o alguien que asegura ser algo pero a escondidas del resto hace todo lo contrario, algún día, tarde o temprano, perderá sus máscaras y mostrará lo que hay en su interior.

No tener metas

Conformarse con la vida que tiene y no tener sueños y anhelos es quizás una de las características menos envidiables de alguien. Si no hay por qué luchar o si no se tiene un cometido en la vida, ¿cuál es el sentido de la misma?.

Si te ha gustado este artículo, a continuación te dejamos más que seguro podrían interesarte